Blog

La marcha de Zapatero con sus luces y sombras

Todo golpe de timón tiene sus luces y sus sombras, sus ventajas y desventajas. Cada estrategia tiene consecuencias positivas y negativas. La del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, no iba a ser menos. Anunciar a dos meses de las elecciones municipales que no aspirará a la reelección tiene una ventaja: deja al PP sin diana a la que lanzar los dardos en una tarea de oposición en la que se han preocupado más de destruir su imagen que de, verdaderamente, discutir y proponer. Sin embargo, al otro lado de la balanza hay que señalar el riesgo que supone la ausencia de un líder claro, el sentimiento de vacío y, por consiguiente, las luchas internas por ubicarse ante la sucesión. A pesar de todo, para mí ha sido una buena elección, pues la situación era ya insostenible con los barones exigiendo el anuncio en privado y en público y con especulaciones a diario, con cambios y virajes casi continuos.

Algunos aseguran que podremos ver al mejor Zapatero en este último año ya sin presión. Puede ser. De lo que sí estoy convencido es de que el tiempo hará justicia con él y su política, como hizo con el resto de presidentes. Miren, no comulgo, en absoluto, con algunas de las medidas y actitudes tomadas durante los dos últimos años por él y en este blog las he puesto de manifiesto en muchas ocasiones. La negación de la crisis; la muy discutible gestión económica del país, no siendo capaz de corregir las peores cifras de paro de Europa; los virajes continuos dando imagen de improvisación, y el plegarse hasta el insulto a los mercados llevando a cabo las reformas más antisociales de la democracia representan sus sombras. Pero, como en todo, hay luces: su política social en la primera legislatura con una cantidad de leyes que pasarán a la historia como avances importantes. También hay que decir que ha tenido que luchar con la peor crisis económica y financiera desde la Gran Depresión (me hubiera gustado ver al hoy dicharachero ex presidente Aznar gestionar esta situación) y la oposición más dura que se recuerda, con un irresponsable trabajo de acoso y derribo difícilmente aguantable.

Con el anuncio de su marcha, sobre el que muchos se preguntan si llega demasiado tarde, el PP, descolocado y ya sin saco para golpear, se ha lanzado a pedir elecciones anticipadas. ¿Su justificación? España está sin líder. Sin embargo, Arenas, que era secretario general de su partido en 2002, estuvo presente en el congreso donde Aznar anunció que no repetía. Era año y medio antes de las elecciones municipales y dos años y medio antes de las generales de 2004. En ese cónclave, Rodrigo Rato llegó a postularse con un discurso presidencialista en clave claramente sucesoria. ¿No estamos ante la misma situación? Sinceramente creo que este mantra del PP es una huida hacia delante que no tiene sentido.

Entre los candidatos que más suenan yo me quedo con dos: Rubalcaba y Chacón. El primero representa la experiencia, la estabilidad, mientras que la segunda la fuerza, la juventud, la preparación… Uno es el presente y la otra es el futuro. Sinceramente, pienso que el PSOE no se puede permitir quemar el cartucho de presentar a la hoy ministra de Defensa a unas elecciones en las que la derrota está casi asegurada. ¿Sabrá esperar paciente su oportunidad? Por los movimientos de los últimos meses, parece que no. Aunque habrá que verlo en los próximos meses, que se antojan cuanto menos ‘movidos’.

Otros post sobre entre los blogs a los que sigo:

Mostrar comentarios (4)

This is a unique website which will require a more modern browser to work! Please upgrade today!