Blog

La compra de Instagram y la sobrevaloración 2.0

Es una de las operaciones del año en las redes sociales: Facebook trata de consolidarse en el mundo móvil engullendo a la aplicación más afamada para fotografía en la actualidad. Desde ese punto de vista, la estrategia no es, en absoluto, equivocada. Sin embargo, lo más llamativo no es el movimiento en sí en el tablero 2.0, sino el coste que ha supuesto para la compañía de Mark Zuckerberg. Mil millones de dólares por una compañía con apenas año y medio de vida, 30 millones de usuarios y una plantilla de trece empleados.

Al margen de las opiniones sobre si habrá una fuga de usuarios tras esta operación o sobre si en el futuro Facebook acabará destruyendo a la compañía recién adquirida (como ya ha ocurrido en muchas compras de gigantes como Twitter o el propio Google), hay una conclusión clara: la sobrevaloración económica de las 2.0 no cesa. Zuckerberg ha hecho ese gran desembolso por una firma que ni tiene un claro modelo de negocio a corto plazo ni tiene apenas ingresos en la actualidad.

Hace unos días, la empresa, con casi dos años de vida, había sido valorada en 500 millones de dólares, una cantidad ya de por sí era muy alta. Sin embargo, Zuckerberg ha decidido romper todas las cifras y poner sobre la mesa el doble. Algunos apuntan a que esa apuesta tan alta se debe a que había otras ofertas sobre la mesa. Otros recuerdan que la compañía fundada por Kevin Systrom era el único competidor real de Facebook, cuyo talón de Aquiles sigue siendo la fotografía. A ello, uniría la intención de la empresa con sede en Melo Park (California) de sacar músculo ante una inminente salida a Bolsa, ante la cual ha sido valorada en… ¡más de 100.000 millones de dólares! Hay que recordar que se trata de una firma con unos ingresos que alcanzan los 3.700 millones y unos beneficios de más de 660 millones anuales.

Las redes sociales no son una moda pasajera ni un fenómeno sin futuro. En absoluto. Es una nueva forma de comunicación, cuya base se mantendrá para ir evolucionando poco a poco. ¿Es lógico que existan muchas expectativas económicas en firmas con cientos de millones de seguidores y con una gran proyección futura? Por supuesto, pero es peligroso calcular el valor económico de las compañías en función, principalmente, de los usuarios y no de los ingresos. ¿Es real que Facebook valga 150 veces sus beneficios? Por mucho que pueda crecer y rentabilizar sus más de 800 millones de usuarios en los próximos años y todo lo que ello conlleva, sigue pareciendo demasiado dinero, al igual que ocurre con otras muchas.

La compra de Instagram por más del doble de la valoración hecha sólo unos días atrás nos devuelve a un escenario de sobrevaloración económica del 2.0. Si no hay más sorpresas, el siguiente hito en esta particular carrera llegará con la cotización de la compañía de Zuckerberg. Y mientras seguimos preguntándonos dónde está el límite.

Otro enlace:

This is a unique website which will require a more modern browser to work! Please upgrade today!