Blog

¿Para cuándo el final de la medición al peso en las redes sociales?

 

Tantos seguidores, tanto vales. Ese es un injusto principio que se antojaba inquebrantable en el ecosistema de las redes sociales. La influencia o el poder de una marca se sigue midiendo al peso, lo que ha hecho aflorar un ‘mercado negro’ de compra-venta de seguidores de mentira, de números con los que ganar posiciones y visibilidad de forma artificial. ¿Y dónde queda la calidad de esa audiencia, la interacción con ella…? Ahora, puede que vuelva al primer plano que nunca tuvo que abandonar.

Seis años después de que Jack Dorsey, uno de sus fundadores, lanzara el primer tuit, la compañía ha concluido, al fin, que la medición de la influencia real y el alcance de las publicaciones en Twitter no puede basarse única y exclusivamente en el número de seguidores. El exdirector ejecutivo de la red señala otros métodos como la diferenciación entre ‘followers’ activos e inactivos o el recuento del número de impactos de una publicación o la cantidad de retuits.

Hay ciertas dudas sobre esos nuevos métodos. La segmentación entre seguidores activos-inactivos es muy relativa, puesto que los criterios para definir la diferencia entre uno y otro son, aún hoy, un tanto laxos. La contabilización de los retuits es también algo injusta, como nos justifica Raúl Ordóñez en su ‘Diario de Nunca Jamás’. No hay una fórmula perfecta, pero sí es necesario poner sobre la mesa el debate en relación a la necesidad de mejorar el sistema actual.

Este paso dado por Twitter se produce después de que esta red se convirtiera, como la vida misma, en apariencia más que en realidad. En una obsesión irracional por la cantidad y no por la calidad.  No importa si de los 10.000 seguidores que lucen en tu perfil público sólo 3.000 han utilizado la herramienta en la última semana y de esos apenas un puñado han visto alguna de tus publicaciones.  Eso no importa. Sólo se busca el número más alto, sin percatarse de que esa estrategia sólo trae migajas de pan para hoy y mucha hambre para mañana, pues es una forma de entender un ecosistema social de manera totalmente equivocada.

No es un comportamiento exclusivo en la red de Dorsey, ni en las redes sociales en general. El reinado de la cantidad frente a la calidad es una tendencia que, lamentablemente, ha afectado a la red y también a los medios de comunicación o los blogs.  Pero, llegados a este punto hay que ser conscientes de que el fenómeno de las redes sociales no es pasajero. Es un cambio de hábitos sociales y por esa misma razón continuará en el tiempo. Ante esa más que probable perdurabilidad, encontrar métodos eficaces con los que medir la calidad y no la cantidad debería ser una prioridad. Pese a que con ello caigan muchos de esos gigantes con pies de barro.

(Créditos: Foto de Rafael Peñaloza)

  • Tú no sabes lo que dices 😛
    Con eso lo que consigues es quitar el trabajo a los vendehumos y vendemotos!!! xDDD

    Buen post 😉

  • Jesusmargon

    Es cierto, no sé lo que estoy diciendo… Me estoy ganando un montón de enemigos entre esos grandes gurús 😉

    Ojalá Twitter perfeccione, realmente, el sistema, aunque creo que hay muchos intereses ya creados… Demasiados, diría yo.

    ¡Gracias por visitar mi casa digital y, sobre todo, por comentar! Como te decía en Twitter, hoy es un regalo 🙂

This is a unique website which will require a more modern browser to work! Please upgrade today!