Blog

Las lecciones aprendidas con un medio digital hiperlocal

reset

Una pausa. No es una decisión fácil, ni mucho menos. Pero tras muchos meses de trabajo, hago una pausa indefinida en TerritorioMalaga.com. La hago con la sensación de haber vaciado todas mis reservas de energía para plasmar allí el mejor periodismo que sé hacer. Con la satisfacción de que di lo mejor de mí para que así fuera.

Ante esta tesitura, hay dos caminos: lamentarse por no haber encontrado la solución y la ‘fórmula’ del éxito o quedarse con las lecciones aprendidas como un activo impagable para el futuro. Como quiera que un servidor siempre trata de mirar más a las luces y no tanto a las sombras, recopilo aquí las enseñanzas adquiridas con este ‘experimento’ periodístico, por si pueden ser de utilidad para otros ‘locos’ de este oficio que se estén planteando iniciativas similares.

Montar un medio digital no es, en absoluto, sencillo. A quien os lo diga, decidle de mi parte que es mentira. Yo lo creía, hasta que en septiembre arranqué los motores para despegar. Pensar que con una conexión a internet, un buen gestor de contenidos y muchas ideas está todo hecho es engañarse a sí mismo.

– La soledad no es una buena compañera de viaje. En un momento como este, arrancar el compromiso de la gente para que arrime el hombro es un acto casi heroico. Pero la solución de tirarse al barro sin muchos apoyos no es la más acertada. Para que un proyecto crezca, es imprescindible un buen equipo humano que reme con fuerza en la misma dirección.

Elegir el mejor momento para lanzar un proyecto es casi tan importante como el proyecto mismo. Y aquí hay que ser frío y racional, sin dejarse llevar por la pasión y las ganas por ver el resultado. Analizar si la audiencia a la que te diriges es suficiente, si tienes la capacidad real para tirar del carro durante unos primeros meses muy duros…

Construir una marca y una audiencia locales desde cero es una tarea titánica. En medio de la tormenta perfecta (credibilidad+modelo de negocio+crisis económica) y de una infoxicación creciente, fabricarse un hueco editorial y periodístico es un duro reto. La desconfianza inicial, los hábitos de consumo de información ya instaurados, el ‘bombardeo’ de contenidos al que es sometido el lector sólo hacen mucho más pronunciada la pendiente para llegar a la cima. Si consigues alcanzarla, te genera una satisfacción doble.

– Antes de definir esa marca, debes responderte a un dilema del periodismo local y, más concretamente, hiperlocal si no cuentas con un equipo potente de profesionales: cuanto más contenido, más visibilidad y más posicionamiento pero, con toda seguridad, menos calidad. Los titulares ‘caza-clics’, el ‘copiar-pegar’ teletipos, las informaciones de tres párrafos rápidas y sencillas son tentaciones sobre las que debes decidir. Caer o no caer en ellas, esa es la cuestión. En mi caso, no caí y, pese al resultado, seguiría haciéndolo.

– El conocimiento de la zona para la que trabajarás debe ser mucho más profundo de lo que puedas imaginar. No sólo para conocer el detalle de proyectos, iniciativas e historias con las que tener mucho más perspectiva. Sobre todo para contar con un buen puñado de contactos y fuentes que te harán los primeros pasos muchísimo más sencillos.

– El modelo de negocio para un medio pequeño e hiperlocal es una absoluta incógnita. Digo igual que en el primer punto: quien te diga que tiene la respuesta para todos los casos miente descaradamente. Lo que funciona en un proyecto, puede fracasar estrepitosamente en otro.

– Google empieza a ‘querer’ a una web pequeña mucho tiempo después de dar el primer paso. El posicionamiento se hace muy difícil frente a medios mucho más grandes y con ingentes cantidades de contenido (dentro del cual hay basura ‘busca-clics’.). No esperes que desde el primer día lleguen cientos de visitas diarias a través del gran buscador. Dicen que el gigante de Mountain View valora el buen contenido original pero os aseguro que lo hace de una forma desesperadamente lenta.

– Las historias personales no sólo son necesarias (detrás de las cifras, de las decisiones políticas y de los conflictos hay personas), sino demandadas. En algún momento del camino, en los grandes medios se perdió la perspectiva humana de la actualidad. Las frías cifras del paro, los desahuciados, la ‘oficialitis’ y la obsesión por las agendas institucionales… Os aseguro que eso va, en muchas ocasiones, en contra de lo que la gente quiere.

Que la gente desecha en internet las historias largas es un mito que, al menos en mi caso, no se ha correspondido en ningún momento con la realidad. Entrevistas largas, reportajes en profundidad de más de 1.500 palabras han estado entre los más visitados por los lectores.

– Los diarios en papel siguen teniendo mayor impacto y repercusión social en los grandes temas. Máxime cuando en la zona donde se ubica tu proyecto no ha habido nunca una iniciativa periodística digital potente. Eso también tiene una consecuencia: para ganarse el respeto, de colegas y de la gente, hay que hacerlo ‘a sangre’.

– Cuando justo al lado tienes cabeceras y otras firmas con grandes redacciones, el criterio informativo debe ser inquebrantable si no quieres estar dando palos de ciego continuamente. Diferenciar el contenido es fundamental para fabricarse el hueco. No hacerlo es no ser realista, al tratar de elaborar lo mismo que ya lo hicieron otros con más medios.

– La pasión es indispensable con un objetivo tan importante. Despertarla para llevarlo adelante es la única manera que concibo. Pero, sí es cierto que hay que ser frío y racional, dosificando las energías en una carrera que es a muy largo plazo. Te digan lo que te digan, nunca sabrás lo que es hasta que no estás dentro.

– Cuando el proyecto lo has pensado, diseñado y plasmado tú, el nivel de implicación puede llegar a convertirse en una trampa personal que te robará todo el tiempo y toda la energía, si no lo impides. Dosificar es fundamental.

Aprender también es un retorno. En mitad de este caos en el que nos movemos, con muchas más preguntas que respuestas, aprender lecciones sobre tu profesión en la calle y no sobre el papel es también un retorno que, sin ser económico, es enormemente valioso.

Querer no siempre es poder, aunque ayuda. Es un ingrediente fundamental para conseguir los objetivos, pero no siempre ese principio se cumple.

Ni esto es una tragedia, ni tampoco una fiesta. No hay motivos para ninguna de las dos. Sí es una experiencia enorme que la llevaré siempre conmigo. Ahora, como siempre, a buscar nuevos frentes. Seguiremos en la lucha, buscando las luces:

  • Ya he recomendado esta entrada a varios amigos y compañeros periodistas. Como te decía por Twitter, creo que este texto debería estar en esas conferencias y congresos donde todo es tan guay, tan fácil, y emprender con un medio digital casi es un juego de niños.

    Punto por punto has dado las claves de una realidad. No se trata aquí de citar medios que dirigen exdirectores de ‘Público’, no lo haré, pero no siempre todo es tan fácil. No digo que no haya años de trabajo detrás, pero que no se engañe a nadie.

    Como te digo, punto por punto me he sentido identificado, en parte. Creo que hablas sobre una realidad que muchos se niegan a ver.

    En fin, seguiremos en el camino.

    • No he querido ni reflejar aquí que es algo imposible ni desanimar a quien se lo esté pensando. Sólo quiero plantear que hay muchos aspectos a tener en cuenta.

      Esos medios de los que hablas tienen un gran trabajo detrás y pueden ser, al menos, un motivo para la esperanza, para saber que se puede conseguir. Pero, quizás, el error está en colocarlos como ejemplo para pequeños proyectos, humildes y con medios escasos.

      Lo dicho, queda mucha batalla que dar 😉

  • Cualquier proyecto, en la red, fuera de ella, más grande o más o más pequeño, tiene unos escalones que se pueden convertir en insalvables en infinidad de ocasiones.

    La parte positiva, que se aprende muchísimo con este tipo de experiencias y que es necesario bajarse de la nube de los “emprendedores” y colocar al personal en la tesitura real que se pueden encontrar cuando se monta un proyecto del tipo que sea

    Un abrazo y mirada hacia adelante en esta pausa

  • Creo que hablo también por mis compañeros si te confieso que nos hubiese gustado que cuajara. Comparto casi todas las cuestiones que expones. Es complicado salir a flote incluso teniendo un equipo más amplio, te lo aseguro.

    Tan sólo felicitarte por tu trabajo y tu honestidad. Espero seguir leyéndote. Lo bueno de tu reflexión es que no suena a defunción. Mucha suerte en tu nueva aventura. Salud.

    • A mí también me hubiera gustado, pero no todo sale como se espera. Ha sido una experiencia enorme que me sirve, sobre todo, para saber qué no se debe hacer. Es un pequeño máster en periodismo digita local, aunque algunos se empeñen (y se empeñarán) en verlo como un fracaso.

      Muchas gracias por tus palabras, Álvaro. Viniendo de ti y de vuestro equipo, que han mostrado el camino para mucha gente, es un honor.

      Seguiremos leyéndonos. A ambos nos gusta demasiado esto como para dejarlo tan fácilmente 😉

      Un abrazo.

  • Jesús Abad

    Muchas gracias por compartir tu experiencia. Estoy de acuerdo con lo que comenta Raúl. Gracias por ser valiente, no debemos tener miedo a experimentar, el periodismo se debe reinventar, no está en los libros, ni en las aulas, está en la calle. Un fuerte abrazo y enhorabuena por dejarnos entrar en este maravilloso Territorio Málaga. Mucha suerte.

    • Muchas gracias, Jesús… Así es. En un momento en el que hay muchas más preguntas que respuestas, las primeras hay que responderlas experimentando 😉
      Un abrazo.

  • Jorge Ignacio

    Tu trabajo no ha sido en vano. Eres un ejemplo para otros y eso tiene más valor de lo que en principio se cree. Has puesto las claves de cómo hacer las cosas bien. Sabias palabras de tu experiencia directísima. Mucha suerte.

    • Una experiencia más, enormemente productiva. Si, además, sirve para darle las claves a otros que lo están intentando o se lo están planteando, mejor que mejor.

      Gracias por tus palabras, Jorge.

      Lo mismo te digo, suerte 😉

  • Pingback: Una nueva oportunidad - Historias de un optimista | Historias de un optimista()

  • Pingback: ¿Por qué el dinero no debería ser tabú para los periodistas?()

  • Pingback: Los ingredientes indispensables (para mí) en un proyecto periodístico()

  • Pingback: ¿Cuestión de redactar? Los departamentos freelance 'olvidados'()

  • Pingback: La prensa digital local ¿boom o burbuja? | elzaguandecastillalamancha()

  • Pingback: Una lección de realidad para la prensa local | elzaguandecastillalamancha()

  • Pingback: Buceando en las cifras de medios digitales: 4 claves comunes en Eldiario, Jotdown y Yorokobu - Jesusmargon.com - El blog de Jesús Martínez()

This is a unique website which will require a more modern browser to work! Please upgrade today!