Blog

Mi reino por un buen filtro de información

6931051597_22240f7548_z

Cuanto más tiempo pasa y más se intensifica el bombardeo informativo diario, se hace más necesaria una potente herramienta de filtrado de contenidos a través de la red. No es un tema sencillo, pues intervienen muchos factores, pero mi experiencia en los últimos años me hace pensar que quien dé con ello, habrá resuelto un importante problema. La infoxicación es un efecto perverso que tiene consecuencias añadidas: falta de atención, superficialidad en el consumo de contenidos… Es imposible llegar a todos los frentes, aunque hoy haya utilidades que faciliten la tarea.

En mi caso, uso habitualmente un lector de RSS (Feedly para más señas, tras la ‘muerte’ de Google Reader). En él hoy recopilo más de 150 fuentes diversas, de las temáticas (Periodismo, Comunicación, Economía, Emprendimiento, Tecnología, Marketing…) y webs que más me interesan. Desde blogs profesionales y personales, hasta grandes medios nacionales e internacionales, pasando por las noticias de portada de los medios locales de las dos ciudades donde vivo o he vivido en los últimos años, Jaén y Málaga.

Como habrás apreciado, hablamos de un volumen de contenidos que, en no pocas ocasiones, se hace inmanejable. Pensarás que es mi elección y que soy yo, a la postre, quien tengo el poder de decidir qué incluir en esa lista. Y, en parte, es cierto. Soy yo quien incluyo a fuentes de información tan diversas como la sección de Europa en The New York Times o el área de Comunicación de El Confidencial. Es mi propio menú.

Pero, sin restar ni un ápice de verdad a ese argumento, no es tan sencillo. Es muy probable que el 60 o 70 por ciento de la información que publique el NYT en su sección dedicada a Europa no me interese y acabe por dejarla pasar. Pero el 30% restante que sí me gustaría leerla, está ahí y la perdería en el caso de que eliminara esta fuente en el feed. Por tanto, aunque se ha eliminado una parte importante de la ‘paja’ para encontrar el trigo, aún quedaría mucho por seleccionar y filtrar.

En ese afán para seleccionar aún más, llevo varios meses utilizando una herramienta más que interesante. Es la sección de Noticias de Linkedin, uno de los pasos más acertados de la red social profesional. Se trata de uno de esos filtros de información, por temáticas, orientadas a la economía, la empresa, el management o el marketing, y por personajes influyentes (consejeros delegados de grandes empresas, profesionales, políticos…). Tú selecciones las áreas que quieres cubrir y los ‘influencers’ a los que seguir. El resultado es un menú informativo más que interesante, seleccionado y filtrado por la propia empresa con bastante criterio.

Con filtros como éstos, por los mucha gente estaría dispuesta a pagar, se hace más sencillo el cribado, pero dejas éste en manos de una empresa o grupo sin más. La ‘neutralidad’ puede estar amenazada en cualquier momento, pues podrían dar prioridad a unos contenidos frente a otros por motivos puramente económicos, empresariales, de estrategia… Es cierto que tiene sus lagunas, no hay duda. Pero no menos lagunas que echarse en brazos de Google que, al fin y al cabo, es un gigantesco filtro de información, con infinidad de intereses creados a lo largo de su corta pero intensa y fructífera historia.

Asumiendo los riesgos que conlleva de una manera u otra, sigo creyendo que un buen filtro de información sería una maravillosa herramienta con la que afrontar el aluvión diario y poder disfrutar de los grandes contenidos escondidos entre tanta paja.

¡Mi reino por un buen filtro de información!


En Historias de un Optimista | La infoxicación, ¿cómo afrontar el aluvión?

This is a unique website which will require a more modern browser to work! Please upgrade today!