Blog

¿Y los deseos para el periodismo en 2014?

2014

Comienza 2014 y con él llegan los buenos propósitos y los deseos para otros doce meses en los que seguir creciendo.

Hace ahora justo dos años, a través del blog lanzaba una decena de anhelos que tenían que ver con el periodismo, en sus horas más bajas entonces. Ahora, dos años después, el horizonte no está mucho más despejado. Es más, ha habido más tropiezos y obstáculos para este oficio. Sin embargo, pese a todo, hay bastantes motivos para la esperanza.


¿Deseos cumplidos?

Echar la vista atrás permite ver desde dónde partías y dónde has llegado. Y leyendo esos diez deseos sobre el periodismo para el año 2012, uno concluye algo que no por ser obvio es menos decisivo: aún queda mucho por hacer.

Ni ha habido un cese de los despidos (se han multiplicado casi por tres lo registrado a mediados de 2011), ni una recuperación de un paupérrimo mercado publicitario. Sigue habiendo escasa unidad contra los abusos del poder y lo de hacerse imprescindibles aún está en la columna del ‘debe’.

Pero, ojo, hay también avances que, pese a no ser suficientes para sentirse plenamente satisfechos, son los que hacen que siga habiendo esa esperanza. La estrategia ‘Digital First’ no se ha extendido pero sí que está habiendo un cambio de mentalidad en algunos de los grandes medios tradicionales. Seguramente las medidas no sean las correctas, pero el inmovilismo empieza a verse, al fin, como una forma de morir lentamente.

Y sobre el modelo de negocio, aunque resta mucho por descubrir, en este tiempo ha habido experiencias interesantes, como las suscripciones digitales, los clubes de socios o la edición de revistas en papel por medios nativos online. Por delante hay mucho por probar, investigar y trabajar. Pero se están planteando modos nuevos de encontrar la viabilidad económica con la que seguir contando historias. Lo que ya no vale es esperar.


Qué esperar de 2014

Y llegados a este punto, no pondré aquí mi lista de propósitos personales. Ni tampoco haré predicciones sobre lo que ocurrirá, algo que ya han hecho un buen puñado de expertos.

Sin intención de ejercer de ‘gurú’, sí que podría reflexionar sobre lo que deseo de cara a este año 2014, en cuanto al oficio periodístico se refiere. Que cesen los despidos ya no lo incluyo, porque es algo que se supone per sé.

Más importancia del periodismo freelance (bien valorado y remunerado). Las necesidades de información están ahí y las redacciones de los grandes medios están más vacías que nunca. Por esa misma razón, los profesionales independientes ganarán peso. Eso sí, esta tendencia más que probable no debería ser nunca la excusa perfecta para una mayor precariedad y un ahorro de costes a base de pagar tarde y mal.

Más proyectos periodísticos nuevos, pero con mayor innovación. Ha habido un boom muy significativo de medios de comunicación independientes, especialmente en España, formados por periodistas que han decidido tomar el control. Sin embargo, un número importante ha pecado de repetir estructuras, temáticas y planteamientos. De ahí, que debamos esperar más iniciativas, pero más enfocadas en un área geográfica o temática, con tratamientos diferentes y con la explotación de todas las plataformas.

Calidad gana a cantidad en las historias. Vivimos en una infoxicación preocupante y no hay nada mejor para contribuir a su cura que no alimentarla más. Y por eso, sería bueno que todos apostáramos por la calidad frente a la cantidad, que no acabáramos midiendo el éxito al peso. Que diéramos prioridad a la contextualización en vez de a la simple presentación de los hechos.

Nuevas formas de rentabilizar, sin comprometer la credibilidad. Deberían surgir, o eso espero, nuevas formas de financiar este oficio, sin que afecte a la necesaria confianza de la audiencia.

Estos son algunos de los principales deseos para este 2014. ¿Y cuáles son los tuyos?


Si te gustó el artículo, compártelo con tus seguidores en las redes sociales.

Créditos de la imagen: http://christmasstockimages.com

Entradas relacionadas:

El futuro del periodismo, volver a ser imprescindibles

El periodismo slow o cómo huir de la dictadura del reloj

Menos teoría y más acción para el reseteo del periodismo

This is a unique website which will require a more modern browser to work! Please upgrade today!