Blog

El ‘síndrome del impostor’ del periodista… ¿Cuándo estás especializado?

impostor

¿Cuándo se está suficientemente preparado para hablar o, incluso, opinar (y analizar) sobre un tema concreto? ¿Cuándo se puede decir que un periodista está especializado en un área?

No son preguntas baladíes. Seguramente rondan la cabeza de muchos periodistas (freelance o no) que, por opción u obligación, decidieron enfocar su carrera a través de un camino temático (economía, política, ciencia…).

Los primeros (y los segundos) pasos en ese camino no son sencillos. Más difíciles si cabe cuando hablamos de una especialización muy técnica, como ciencia o economía. En la carrera no te preparan para esto. Debes remangarte y trabajar. Tratar de conocer los entresijos de ese área, las fuentes, las formas de abordar las historias y, lo más difícil, el ‘background’ que te dé la perspectiva suficiente.

Pero todos esos mimbres, sobre todo los referentes a esa perspectiva, no se construyen de la noche a la mañana. Son fruto de muchas horas de esfuerzo y de trabajo. Y, sobre todo, son el fruto de hacer ese camino poco a poco. Sin estridencias, ni etiquetas de ‘experto’, pero tampoco con miedo.


[LEER TAMBIÉN: ¿Cómo especializarse como freelance sin morir en el intento? Con Antonio Martínez Ron (@Aberron)]

En ese punto, uno puede acabar sintiendo ese ‘Síndrome del impostor’. El concepto fue acuñado por dos psicólogos clínicos a finales de los 70. Se refiere a ese fenómeno en el que no sólo no eres capaz de asumir los logros, sino que sientes dudas sobre la autoridad que tienes para las tareas encomendadas. No es, por tanto, algo exclusivo del periodista.

¿Por qué no sentirse un impostor?

Es un sentimiento que no es extraño. Es humano. Esa cierta inseguridad mientras se cumplen las ‘horas de vuelo’ para la especialización. Pero, aunque no sea algo poco común, ¿por qué uno no se debería sentir así?

Como dice Borja Prieto, ser consciente de todo lo que te falta por aprender y mejorar es precisamente una señal de que no eres un impostor. De que quieres hacerlo mejor.
Ser especialista, no es ser experto absoluto. Enfocarte en un área no implica saber absolutamente todo de ella. Significa dedicar gran parte de tu tiempo a eso. Sin más. Eso te hará tener unos conocimientos mucho más exhaustivos que otros periodistas sobre ese área, pero no te hará conocedor de TODO.

Nadie nace sabiendo. El camino se hace al andar. Jordi Pérez Colomé ha necesitado años para especializarse en política internacional y, concretamente, norteamericana y no por eso dejó de analizar y opinar en sus primeros pasos. Antonio Martínez Ron tampoco dejó de publicar sus historias en Fogonazos ni en LaInformacion.com pese a que ha necesitado varios años de trabajo para estar dedicado especialmente a la Ciencia.

Ni ellos ni muchos otros eran unos impostores mientras escribían cuando aún no eran grandes especialistas en un área. Sólo que todo necesita su tiempo. También la tarea de ser un buen periodista.

Si te gustó este artículo, ¡compártelo en las redes sociales!

Imagen de LiebeGaby

This is a unique website which will require a more modern browser to work! Please upgrade today!