Blog

Transparencia y tarifas: el periodismo freelance norteamericano, otra liga

periodismo-freelance-norteamericano

“Es un mercado periodístico completamente distinto. Hay que aprender a saber que aquello [Estados Unidos] es Champions League y nosotros estamos aquí en Primera y a punto de bajar a Segunda”. Con estas palabras, el gran Jordi Pérez Colomé nos hacía ver en una de las entrevistas en el blog las diferencias entre el periodismo anglosajón y el español.

Es lo primero que pensé cuando leí este post de Luke O´Neil, un periodista freelance norteamericano con más de 14 años de experiencia. En él, desglosaba, en un ejercicio de transparencia poco habitual, su cuenta de resultados del pasado año y los medios para los que había trabajado en ese tiempo.

Un ejercicio poco habitual también para un mercado como el anglosajón, con una madurez mucho mayor en el trabajo freelance. Y el propio O´Neil lo explica en su artículo: “No lo hacen porque no quieren que otros colaboradores con los que trabajan sepan que otra gente está mejor (o peor) pagada”.

Y a pesar de ello, él decide plasmar en una lista la veintena de medios para los que ha trabajado en esos meses. Una lista que más allá de los detalles concretos, nos deja varias conclusiones interesantes:

1) Promiscuidad a un alto nivel. Una veintena de publicaciones en papel, medios de comunicación ‘tradicionales’ y sitios web o blogs están entre los lugares para los que ha colaborado. Desde gigantes como Wall Street Journal o Esquire hasta modestas bitácoras. Un compendio que refleja no sólo la mayor tendencia a aceptar trabajos independientes de los medios norteamericanos (seguramente un número considerable serán encargos), sino también la variedad temática.

2) Mejores pagos. Es una evidencia. No sólo en grandes como el WSJ que paga a un dólar la palabra impresa (un artículo de 500 palabras o un folio supone 500 dólares) o Esquire con hasta 1.000 dólares por pieza en digital sino en otros sitios web como Vice en los que se puede cobrar 150 dólares por pieza. Sin restar un ápice de verdad a esta realidad constatable, la situación en España no es tan nefasta.

3) Los resultados no son flor de un día. O´Neil precisa algo que, para mí, resulta clave a la hora de valorar una carrera freelance: “I waited tables for many of those years on the side”. Ha necesitado 14 años de carrera para llegar a ese punto. Y los comienzos no fueron, en absoluto, sencillos. De hecho, dos años atrás ganaba 20.000 dólares menos (unos 40.000).

No tiene por qué servir ni para lamentarse, ni para idealizar. Sólo para demostrar que, aunque apasionante, esta es una carrera de fondo y nada sencilla.

Si te gustó este artículo y crees que puede ser útil, no dudes en compartirlo con tus seguidores y contactos.

Imagen: clasesdeperiodismo

En tu correo

Recibe contenido del blog en tu email
Suscribirme

This is a unique website which will require a more modern browser to work! Please upgrade today!