Blog

El trabajo freelance no debe incluir la soledad como peaje

744702542_62c8b3e3f1_z

Ser tu propio jefe es uno de los grandes atractivos de trabajar como ‘freelance’ en el periodismo o en cualquier otra profesión. Caminas de manera independiente, rindiendo cuentas sólo a ti mismo. La estrategia, los clientes, los proyectos, las decisiones… Ya no hay nadie alrededor a quien tengas que mirar para preguntar cuál es el siguiente paso.

Esa es una realidad. Y en muchas ocasiones se interpreta como uno de los grandes puntos a favor. Pero, esa independencia se confunde en ocasiones con la soledad. Con un contraproducente aislamiento respecto a colegas de oficio o a otras personas. Instalar el centro de operaciones en casa contribuye a ello.

Este verano, The Guardian publicaba un artículo preguntándose si, realmente, el trabajo freelance era, por naturaleza, solitario. No tener una oficina ‘normal’ con compañeros de trabajo, con los que compartir experiencias, vivencias o problemas, puede ser un obstáculo.


La independencia del freelance suele confundirse en ocasiones con la soledad


El caso del periodista es distinto a otros. Suele ser un trabajo con un marcado acento social: entrevistas, encuentros, conversaciones… Sin embargo, no siempre esa actividad se lleva a cabo de manera presencial (dichoso correo electrónico…). Y no siempre se hace con colegas de oficio -con los que es muy positivo mantener esa relación de camaradería- sino con las fuentes informativas o los intermediarios para llegar a estas.

Conozco a varios profesionales independientes que están planteándose la posibilidad de acudir a un espacio compartido, no sólo para perseguir una sana separación de planos (personal y profesional). También para lograr esa relación con compañeros, tan necesaria y que tanto se extraña cuando falta (y tan poco se valora cuando se tiene).

Un servidor ha comenzado el curso instalándose en uno de esos espacios. A falta de una redacción con ese romántico bullicio o, al menos, de un coworking de periodistas (un proyecto a tener en cuenta…), buena es una oficina con otros ‘freelancers’.

Por tanto, a la pregunta que lanzaba The Guardian, la respuesta es no. No debe incluir como peaje la soledad.

[rb_box style=”light” width=”1/1″ el_position=”first last”]

Si te gustó este artículo y crees que puede ser útil, no dudes en compartirlo con tus seguidores y contactos.

Imagen: Taber Andrew Bain

[/rb_box] [rb_blank_divider width=”1/1″ el_position=”first last”] [rb_line icon=”con-megaphone” title=”En tu correo” subtitle=”Recibe contenido del blog en tu email” link_url=”http://eepurl.com/FPiXX” link_label=”Suscribir” link_target=”_blank” width=”1/1″ el_position=”first last”]

This is a unique website which will require a more modern browser to work! Please upgrade today!