Blog

No es un camino de rosas

6999691421_0f3bce5134_z

“Si no tienes un empleo, créatelo tú”. Ese es uno de los mantras más repetidos durante los últimos años de la crisis económica. Y ha sido escuchado en todos los escenarios, aunque con mayor intensidad desde lo público. Es un mensaje al que, a priori, no se le pueden hacer muchas objeciones. Tener una mentalidad emprendedora, no sólo en lo que a negocios se refiere, nunca está de más. El problema llega cuando después pronunciar esas palabras con grandilocuencia, no se cuenta la historia al completo.

En los últimos meses, el que te habla ha tenido muchas dudas respecto a los mensajes que se lanzan a diario sobre el emprendimiento y el ‘freelancismo’. Reparos sobre si, directa o indirectamente, estamos empujando a muchas personas a ‘crear’ su propio empleo, sin contar toda la historia. Carlos Otto, periodista freelance que colabora para varios medios y habla sobre emprendimiento como un servidor, reflexionaba con lucidez en su blog en El Confidencial.

Sus dudas como periodista son similares a las mías. Él ha tomado medidas:

Si antes escribía con optimismo, ahora lo hago con precaución. Si antes quería contagiar de mi actitud a todos los posibles parados que se planteen emprender, ahora lo que quiero es prevenirles. Porque si fracasan, no quiero ocupar sus rencores cuando piensen que nadie les contó la historia entera.

Y esa historia al completo no es perfecta. No lo es en absoluto. En el caso que nos ocupa, ejercer el Periodismo como freelance, se hace muy complicado. A veces, demasiado. ‘Fabricarse’ ese hueco en un mercado enormemente saturado y altamente competitivo es un trabajo que muchos de los que se plantean dar el salto ni se imaginan antes de hacerlo.

Cada cierto tiempo recibo correos electrónicos de periodistas jóvenes que buscan consejo sobre cómo dar el salto y trabajar como profesionales independientes. No porque a quien se lo piden sea alguien que pueda darlos, sino porque quizás hayan encontrado este blog en la red y crean que la experiencia vivida sea de ayuda. Y siempre trato de transmitir lo mismo: esto no es un camino de rosas.

Meses de estrecheces económicas, propuestas de trabajo rechazadas, muchas horas de esfuerzo y sacrificio que, en no pocas veces, no se ven del todo recompensadas, estrés… Esa es parte de la ‘cara B’ del disco. No se trata de ser pesimistas (soy y seguiré siendo un optimista, aunque un tanto especial), ni de reservar este trabajo a ‘héroes’. Nada más lejos de la realidad. Se trata de contarlo todo. En este blog lo he intentado en todo momento, aunque es probable que no siempre lo consiguiera.

Muchos de los profesionales están capacitados para hacerlo. Aunque, es probable que tanto eslogan fácil acabe por confundir, entendiendo que es un camino de rosas. Y no. No lo es. Es tan apasionante, como duro. Tan enriquecedor, como estresante. Y cuando uno decide dar el paso, lo hace con unos y otros ingredientes.

Si te gustó este artículo y crees que puede ser útil, no dudes en compartirlo con tus seguidores y contactos.

Imagen: The U.S.

En tu correo

Recibe contenido del blog en tu email
Suscribirme

This is a unique website which will require a more modern browser to work! Please upgrade today!