Blog

Diez mandamientos del periodista freelance

¿Cómo explicar a chavales en la Universidad lo que implica ser periodista freelance? ¿Cómo atraer su atención? No se me ocurrió mejor idea que elaborar un particular listado con los diez mandamientos que todo profesional independiente debe cumplir si no quiere dar al traste con su proyecto. No es más que una recopilación personal. Sin más intención que la de contar, directa o indirectamente, qué significa ejercer así este oficio.

Estos son los mandamientos ‘animados’:

1) Comenzarás… sólo cuando todo esté preparado. Precipitarse tiene sus consecuencias. Antes de dar el paso se deben dar unas condiciones económicas, personales, laborales… Cada uno debe imponérselas. Nadie mejor que uno mismo sabe cuando es el momento de tomar la decisión.

Mandamiento 1


2) Saborearás tu libertad sobre todas las cosas. Esta forma de ejercer el periodismo tiene grandes sinsabores y dificultades. Desventajas que no lo hacen, precisamente, un camino de rosas. Por esa misma razón, si no eres capaz de valorar lo positivo, acabarás pensando que no tiene mucho sentido. Entender que la mayor libertad con la que afrontas tu día a día forma parte de esos grandes activos en el ‘haber’ de un periodista.

Mandamiento 2


3) No olvidarás que tú tienes que dar el primer paso. Sin duda, el común de los freelances se morirían de hambre si se quedaran esperando en casa a que suene el teléfono para recibir una magnífica propuesta de trabajo. Eso sólo ocurre en contadas ocasiones y, básicamente, a los grandes. Para el resto de los mortales, este negocio comienza proponiendo. Sin iniciativa será difícil ‘fabricarse’ un hueco.

Mandamiento 3


4) No te derrumbarás a la primera negativa que recibas. El ‘no’ forma parte del ‘juego’. Hay que asumirlo desde el minuto uno. Puede que tu propuesta no llegue en el mejor momento o su enfoque no sea el idóneo. O, directamente, no sea lo suficientemente buena. Las razones para recibir un portazo (más o menos educado) pueden ser muy diversas. Pero, hay que aceptarlo con la mejor de las voluntades y seguir adelante. Sin aceptar un maltrato, pero entendiendo que las reglas del juego son las mismas para todos: tú propones y la otra parte acepta o no.

Mandamiento 4


5) Te especializarás. Es, para mí, una de las claves de todo freelance. Sin ese ingrediente, difícilmente harás que tu trabajo merezca la pena como para ‘comprarlo’. No es una tarea que se pueda hacer en un abrir y cerrar de ojos. Y, además, también causa algún quebradero de cabeza. Pero, la realidad es que sin ella todo se complica.

Mandamiento 5


6) Gestionarás los euros con buen tino. Fundamental. Hace unos meses, un servidor publicaba un post bajo el título ‘Show me the money’ y hubo algunas críticas. “El periodista debe preocuparse de informar y no tanto del dinero”, venían a responder. Por supuesto. Pero si no hacemos sostenible nuestro trabajo, difícilmente podremos informar.

Mandamiento 6


7) Cuidarás tu prestigio como tu mayor tesoro. No tienes ninguna marca bajo cuyo paraguas trabajar. No te ampara una gran firma, más allá de los medios para los que colaboras esporádica o habitualmente. Tu mejor carta de presentación es tu buen hacer. Tan sencillo y tan difícil. Construir un portfolio de trabajos completo se convierte en una prueba fehaciente con la que eliminar todas las dudas que la otra parte tenga para ‘comprar’ tus historias.


Mandamiento 7


8) Trabajarás siempre con un plan. No se trata de exhibir la bola de cristal para adivinar dónde estarás dentro de dos años y cómo estará tu proyecto como freelance. Sí hay que vivir en la organización, si no quieres ahogarte en el desorden. Sí debes observar a tus compañeros freelances, a los medios para los que éstos trabajan, a los responsables de éstos… Conocer el terreno donde deberás moverte.

Mandamiento 8


9) No caminarás solo. No hay compañeros de redacción con los que charlar en la máquina del café. Pero por esa misma razón, lo mejor que se puede hacer es evitar que el camino sea solitario. Asociarse con otros colegas es una buena alternativa.

Mandamiento 9


10) No te desesperarás. Es un maratón, no un sprint. Es, quizás, lo más complicado. No caer en el desánimo. Hay días en los que lo que querrías es mandar todo al infierno. Pero, también llegan esos días de pequeños triunfos que compensan. O, al menos, debería.

Mandamiento 10


Son MIS mandamientos. Los que yo he tratado de seguir. Sin más pretensión que la de seguir pedaleando.

This is a unique website which will require a more modern browser to work! Please upgrade today!